21 Lecciones que debes aprender acerca de las Ideas de Negocios


Cuando se emprende por primera vez, es común creer que basta con encontrar “una buena idea de negocios” para tener el éxito asegurado. Pero, a medida que vamos desarrollando nuestro emprendimiento, nos damos cuenta de que hace falta mucho más que una buena idea o un buen producto para construir un negocio exitoso.

A continuación, quiero compartirles una serie de reflexiones y lecciones que he aprendido en los últimos años acerca de innovación y generación de ideas de negocios.

Lecciones de Innovación y de generación de Ideas de Negocios

Ideas de Negocios
Imagen por Shutterstock

1. “La mejor manera de tener una buena idea es teniendo muchas ideas”

Cuando estás buscando una “buena idea”, es probable que sientas que tu mente se bloquea. Esto se debe a que la generación de ideas es un proceso de pensamiento divergente, por tanto, es importante que tu mente esté abierta a todas las posibilidades. Cuando pones tu mente a filtrar ideas al mismo tiempo que las genera, estás realizando un proceso de pensamiento convergente, por eso tu mente se bloquea y no te fluyen las ideas.

La clave está en generar todas las ideas y soluciones posibles, sin pensar si son buenas, malas o absurdas. Una vez tienes muchas ideas como materia prima, ahí si puedes empezar a organizarlas, filtrarlas, categorizarlas y encontrar las más viables para implementarlas.

2. “Las grandes ideas toman tiempo”

Steven Johnson se dedicó a estudiar la procedencia de las buenas ideas y concluyó que éstas casi nunca vienen de un golpe de inspiración repentino. Las ideas más importantes toman un largo tiempo en evolucionar. Pueden pasar años antes de que una idea se desarrolle lo suficiente como para hacerse evidente ante ti. Por lo general, no se tiene una buena idea de un día para otro.

3. “Las grandes ideas surgen de la colisión con otras ideas”

Otra conclusión a la que llegó Steven Johnson, es que en la historia de la innovación se ven muchos casos en los que alguien tenia solo la mitad de una idea, por eso debes buscar los escenarios adecuados para que tus ideas puedan colisionar con otras ideas y convertirse en algo mucho más grande.

4. “No se puede tener una mente creativa con un cuerpo flojo”

Una persona floja siempre va a pensar en el mucho trabajo que le tomará poner en acción sus ideas.

Los expertos recomiendan unos 30 0 40 minutos diarios de ejercicio físico en las mañanas para activar tu cuerpo y ayudar a la oxigenación de tu cerebro. Con un cuerpo y un cerebro activos y llenos de energía, tendrás una mente más creativa.

Pensar y actuar diferente requiere de esfuerzo físico. Todo el mundo tiene ideas, pero muy pocas personas tienen la determinación y disciplina para tomar sus ideas y ejecutarlas.

5. “Si tu entorno cambia, tus ideas cambian”

Si estás sumergido en una rutina en la que todos los días estás expuesto a los mismos estímulos, será muy difícil que puedas generar ideas diferentes.

Si quieres pensar diferente, haz cosas diferentes todos los días: usa tu mano no dominante para cepillarte, cambia la ruta para llegar a tu casa, habla con personas de diferentes culturas, viaja, ponte el reloj en el otro brazo, prueba comidas exóticas, aprende un nuevo idioma, práctica un nuevo baile, cambia el orden de las cosas en tu oficina, etc.

Todo lo que hagas para salir de la rutina y para verte y sentirte diferente, le permitirá a tu cerebro crear nuevas redes neuronales que te ayudarán a solucionar creativamente tus problemas.

6. “Las malas ideas son el camino hacia las buenas ideas”

Es más fácil tener 10 malas ideas, que una buena idea; pero, lo interesante del caso es que lo que parece una mala idea en un principio, puede convertirse en una buena idea.

Cuando quieres convertirte en una persona más creativa, debes perder el miedo a las malas ideas. Falla. Falla mucho. Cada error se convertirá en aprendizaje práctico que te ayudará a cada vez tener mejores ideas. De hecho, muchas innovaciones nacieron por error.

Por ejemplo, Netflix actualmente despierta gran admiración y sin duda es uno de los casos de emprendimiento más interesantes de la web, pero cuando nació, en el año de 1997, la idea de ofrecer películas y series bajo un modelo de suscripción, no era muy interesante. De hecho, cuando a Marc Randolph le surgió la idea, ni siquiera existía el formato DVD, por lo cual fue descartada. Pero, más adelante llegó el DVD y Netflix nació para rentar y vender a través de Internet películas en formato DVD. A partir de ese modelo de negocios inicial, la compañía sufrió varios pivots hasta convertirse en la mayor plataforma de contenido on demand de la web.

Los Japoneses realizan concursos de Chindōgu, que son inventos creativos pero absurdos. Si buscas en la web, encontrarás varios ejemplos de Chindōgu. Grandes empresas suelen patrocinar dichos concursos y se inspiran en los inventos absurdos para posteriormente crear nuevos productos que sean comercialmente viables.

7. “Los límites creativos y retos estimulan la producción de buenas ideas”

Tina Seelig propone a sus estudiantes en Stanford el siguiente reto: ¿Qué harías para ganar dinero si tuvieras sólo 5 dólares y 2 horas para hacerlo?

Haz una lista de los recursos que tienes a tu disposición y convierte tu emprendimiento en un reto. Deja de pensar en lo que te hace falta y piensa en cómo puedes emprender con esos recursos que tienes a la mano. Cuando retas a tu mente, esta se pone inmediatamente a trabajar en la generación de soluciones.

Un tip que puedes poner en práctica es tomar un pliego de papel y en el centro escribir un reto que quieras solucionar con una idea de negocios. Luego, pones ese pliego de papel en la pared y cada idea que se te ocurra la escribes en un Post It. Al final tendrás muchas ideas que te servirán de materia prima para construir tu emprendimiento.

Ideas de Negocios

8. “No se trata de encontrar el negocio qué más dinero da, sino aquel negocio a través del cual podemos aportar mayor valor”

Constantemente nos escriben emprendedores preguntando “¿Cuál es el negocio que más dinero da?” o “¿Cuáles son los negocios más rentables?”. Y cuando pregunto a las personas “¿Dónde se pueden encontrar ideas de negocios?”, la gran mayoría responde que identificando necesidades en el entorno.

Es cierto que todo negocio debe estar ligado a una necesidad por satisfacer, un problema por resolver o una tendencia del mercado, sin embargo, el hecho de que exista una necesidad, problema u oportunidad, no significa que yo sea la mejor persona para resolverla.

Antes de salir a buscar ideas y oportunidades allá afuera, descubre qué hay dentro de ti: ¿Cuáles son tus sueños, pasiones, habilidades y talentos?

No se trata de encontrar “La idea de negocios”, sino “Tu idea de negocios”. Donde se cruzan tus sueños, talentos y pasiones con las necesidades, problemas y tendencias del entorno, es ahí donde está el negocio para ti.

9. “Las ideas de negocios ganadoras surgen de la experiencia”

Obtener ideas de negocios
Fuente: Timmons y Spinelli, “The Entrepreneurial Revolution”,
Chap. 1. New Venture Creation. McGraw Hill: New York

El gráfico anterior muestra los resultados de una consulta que se realizó a los fundadores de las 500 empresas de más rápido crecimiento en Estados Unidos, para saber ¿Dónde obtuvieron la idea para iniciar sus negocios? El 44% de los empresarios encuestados aseguró haber obtenido su idea a partir de su experiencia en su empleo actual o anterior.

Esta cifra nos dice dos cosas interesantes. En primer lugar, tienes más probabilidades de éxito en aquellas industrias en las que ya has tenido la oportunidad de trabajar. Y, en segundo lugar, si quieres iniciar un negocio pero no te siente completamente listo, tiene mucho sentido conseguir un empleo en la industria en la que quieres emprender, así ganarás valiosa experiencia para construir tu empresa.

10. “La única prueba real de una idea de negocios, es su desempeño en el mercado”

Ningún negocio es bueno o malo en el papel. Si quieres saber el verdadero potencial que tiene tu idea, debes tener el valor de lanzarla al mercado. Construye un producto mínimo viable y sal a interactuar con clientes reales.

Peter Drucker dice: “La prueba de una innovación no es su novedad, ni su contenido científico, ni el ingenio de la idea… es su éxito en el mercado”.

11. “Tu idea cambiará una vez la pongas en marcha”

Sin importar cuán genial suene tu idea, ten por seguro que ésta cambiará drásticamente una vez la empieces a ejecutar, por ello es importante que estés abierto a los cambios y aprendas a escuchar las criticas con inteligencia.

Al empezar a interactuar con clientes, ellos te darán valiosa retroalimentación que te ayudará a mejorar y consolidar tus ideas y productos.

12. “La verdadera genialidad consiste en hacer simple lo complicado”

Enfrentar miedos

Otro gran error común en los emprendedores es comenzar a añadir características y más características a sus productos en pro de “crear un producto perfecto”. Al final, terminan con productos llenos de Costos Agregados que son inviables desde el punto de vista comercial.

Define cuál es la característica más importante de tu producto o idea para tus clientes y enfócate en ella. Comienza con algo simple y efectivo que tus clientes amen. Ya más adelante podrás ir añadiendo funcionalidades y características a medida que vas interactuando con tus clientes.

13. “A los clientes les importan sus problemas, no tus soluciones”

Los clientes no quieren productos ni servicios; ellos quieren soluciones.

Clayton Christensen introdujo en su libro “La solución de los innovadores” el concepto de conocer la tarea o trabajo a realizar “jobs to be done”, como el punto de arranque para la búsqueda de la innovación.

Haz una lista de todas las tareas que debe realizar tu cliente para solucionar el problema para el cual has creado tu producto. Identifica los puntos del proceso en los que el cliente sienta frustración y determina cuáles elementos harían el proceso más simple y agradable para él. Construye tus productos de tal manera que hagan más simple el proceso de solucionar el problema, a la vez que reduces la frustración del cliente e incrementas su satisfacción.

Todo un reto, ¿Verdad? Con ayuda del Value Proposition Canvas puedes construir productos y servicios que realmente le solucionen la vida al cliente.

14. “Enamórate del problema, no de la solución”

Cuando te enamoras de la idea, puedes caer en el error de construir productos que los clientes no quieran ni necesitan.

Al enfocarte en el problema que resuelves y no en la solución, tienes una perspectiva mucho más amplia del modelo de negocio que vas a construir.

15. “Tener una buena idea no es igual a tener un buen negocio”

Existe un gran trecho entre tener una buena idea y tener un buen producto. Y existe un trecho aún mayor entre tener un buen producto y tener un buen negocio.

Para convertir tu idea en un negocio existen diferentes elementos que debes definir, y para ello puedes usar el Lienzo para generar modelos de Negocios, una herramienta visual en la que se resumen los 9 elementos clave del funcionamiento de una empresa, presentada por Alexander Osterwalder en su libro “Business Model Generation”.

Tu empresa no compite en el mercado con productos, sino con modelos de negocios.

16. “Las ideas se potencian cuando se comparten”

El temor nos paraliza. Cuando el miedo a que nos roben nuestra idea es muy fuerte, preferimos dejarla en nuestra cabeza antes de siquiera mencionarla delante de alguien más. Pero, como vimos previamente, históricamente se ha demostrado que las ideas crecen cuando colisionan con otras ideas.

Las ideas necesitan ver la luz del día para crecer y convertirse en grandes proyectos. Compártelas y aprovecha el feedback y las opiniones para irles dando forma. Rodéate de expertos y de personas emprendedoras que te brinden sus opiniones y otras perspectivas del proyecto que tienes en mente. Verás que de esta manera puedes obtener información realmente valiosa para consolidar tu emprendimiento.

Nada muere más rápido que una idea en una mente cerrada.

Lecciones que todo emprendedor debería aprender antes de Iniciar un Negocio

17. “Si tú no eres parte de tu idea, entonces no es tu idea”

Si cualquier persona puede tomar tu idea y ejecutarla tal cual como la tienes en mente, entonces esa idea realmente no es tuya.

Tú como emprendedor debes aportar valor a tu idea. Tu experiencia, tu visión, tus fortalezas, tu manera de entender el mundo, tus talentos, etc. también hacen parte de tu idea.

Recuerda que pueden robarte tus ideas, pero el talento jamás.

18. “Ser feliz te hace más creativo”

Cuando disfrutas lo que haces, es mucho más fácil que te fluyan las ideas creativas. Asegúrate de que el negocio que has elegido te apasiona y te reta lo suficiente como para estar todo el tiempo pensando en cómo sorprender a tus clientes. Si tu trabajo no te motiva, cada vez que lo realices segregarás cortisol y te sentirás estresado, bloqueando el flujo de ideas.

19. “Las grandes empresas no surgen de buenas ideas, sino de grandes equipos”

Personalmente opino que esta es la más valiosa lección que puedes aprender acerca de cómo construir negocios exitosos. Las ideas y productos cambian todo el tiempo y los momentos de incertidumbre siempre estarán presentes, por esto es importante rodearte de personas apasionadas y comprometidas, dispuestas a luchar incansablemente hasta lograr construir un emprendimiento sostenible.

La gran mayoría de personas que emprenden por primera vez se obsesionan con encontrar una “gran idea”, creyendo erróneamente que si la encuentran tendrán el éxito asegurado. Preocúpate más por construir un gran equipo.

20. “La innovación es más persistencia que genialidad”

No quiero restarle merito a la genialidad y capacidad creativa innata de muchas personas, pero es que la realidad es que todos tenemos una capacidad creativa enorme, pero muy pocas personas creen lo suficiente en sus ideas como para invertirles tiempo, recursos, esfuerzo y energía.

Grandes emprendedores de nuestra época como Elon Musk, Steve Jobs, Bill Gates, etc. evidentemente han sido grandes visionarios, pero detrás de sus historias se esconden años de trabajo incansable y persistencia.

“La visión sin acción es un sueño. Acción sin visión es simplemente pasar el tiempo. Acción con visión es hacer una diferencia.” -Jack Welch

21. “No hay ideas buenas ni malas, solo hay ideas más desarrolladas que otras”

Aunque a lo largo de este articulo he mencionado varias veces los conceptos de “buena idea” y “mala idea”, una reflexión final que quiero compartirles es que las ideas siempre están en proceso de desarrollo y dependen mucho del contexto. Lo que hoy parece una “mala idea”, podría solamente ser una idea muy cruda para este momento.

Piensa en la primera persona a la que se le ocurrió la idea de transportar personas un vehículo enorme que volaría por los cielos grandes distancias a una gran velocidad. Probablemente fue una idea descabellada en su momento, pero hoy para nosotros es perfectamente normal transportarnos en aviones todo el tiempo sin pensar tan siquiera en cómo funcionan. De hecho, es una gran idea… y muy rentable.

La invitación final es a que escribas todas tus ideas, sin importar que suenen absurdas, y las pegues usando post its en tu propio muro de ideas o las consignes en una libreta. Ten por seguro que en ese muro se gestarán grandes oportunidades para emprender.

¿Tienes algún aporte que quieras hacer acerca del tema de Ideas de Negocios? Deja tus comentarios y aportes.

Fuente: Negocios y Emprendimiento (Javier Diaz).

Anuncios