Día Internacional de la Mujer


Trabajadora… o eso debería ser el día realmente, no se si es por el marketing que hay de por medio, que para hacerlo más generalista, han quitado la palabra “trabajadora”, que fue inicialmente el cometido para celebrar dicho día.

No comprendo celebrar un “día internacional de la mujer”, así a nivel general, mujeres han habido en toda la historia de la humanidad, es algo normal, y perdón por lo que diré: ” ser mujer no tiene mérito”. Ser hombre tampoco tiene mérito, claro está, no intento desacreditar a ningún género, simplemente me parece absurdo sentirse orgulloso de algo por lo que has nacido, sin mérito alguno, lo veo igual que celebrar el “día de la hispanidad”, como si ser español tuviera que ser un orgullo (y más con la que está cayendo, que España ha sido el tonto de la clase, ese que sólo destaca en deportes y religión… ahora le sumamos toda la corrupción y ya somos líderes de la barbarie).

En la historia de la humanidad, a la mujer siempre se le ha tenido en segundo plano, como si de un objeto se tratase, civilizaciones siquiera la consideraban personas, eran meros instrumentos para procrear y poco más, todo eso por ser un elemento frágil de la sociedad, y cuando digo frágil me refiero a que el tener hijos y protegerles implica un doble trabajo: cuidar de su propia vida y de sus vástagos, el hombre simplemente tenía que cuidar su vida y “aquél elemento que le acompaña”, poco más.

Bajo ésta condición de mujer, en el desarrollo de las sociedades modernas y civilizadas, el factor del trabajo ha sido acaparado constantemente por el género masculino, dejando a la mujer para aquellas tareas del hogar (vamos, que se quedaban a cuidar la cueva del hombre). En algunas regiones, éstas no podían siquiera tener propiedades a su nombre, realizar actividades exclusivas para hombres, en fin, una burrada en toda regla, menospreciando el potencial de una mujer.

Lo cierto es que tras tanta lucha de mujeres, han alcanzado el derecho a trabajar, un derecho que les permite ser autosuficientes y no depender del yugo de los hombres, ni a su posible tiranía. Éstas mujeres, las que han logrado que el mundo cambiara en ésta dirección, son las que deben recibir el mérito, no todas en general, por el simple hecho de haber nacido mujeres, que como ya he dicho, no tiene mérito alguno.

De ésta manera me despido, felicitando a aquellas mujeres trabajadoras que luchan por que cada día sea un día diferente.

Acerca de fabiancouto

Nacido en Montevideo, Desarrollador de software en @brujula_talk & owner de @TrabajoBalear. Adicto a la ironía y al sarcasmo. En busca de sabiduría y felicidad.

Publicado el 8 marzo, 2012 en Sociedad y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. La revolución llegará cuando no sea necesario asignar un dia en el calendario para celebrar que las mujeres han accedido al mercado laboral.
    Si eso es un logro extraordinario, debería considerarse otro dia en el calendario para los hombres amos de casa?

    Las personas somos personas y a todas nos gusta sentirnos útiles y autosuficientes.

    • ¡Voto a favor de que los hombres tengamos un día en el calendario como amos de casa! ¡Claro que si!😀

      De todas formas, el celebrar el acceso de las mujeres al mercado laboral no me parece un error, es una lucha que se mantuvo durante mucho tiempo y con el esfuerzo de la sociedad se han logrado vencer muchos prejuicios establecidos, romper paradigmas no es fácil.
      A veces hago un ejercicio mental, en el que me sitúo a principios del s.XIX, donde la esclavitud era habitual entre los humanos, y ve tu a decirle a un hacendado de la época que ha pagado por sus “negritos” que ya no son de su propiedad ni puede explotarlos más,
      para nosotros es algo fácil de comprender, porque es un principio con el que ya hemos nacido, pero para los hábitos de la época evidentemente no; y menos aún cuando algunos privilegiados tienen las de perder.

      Un saludo!🙂

  2. solo te contaré una anécdota: vino un vendedor a domicilio a casa y, dirigéndose a mi madre le espetó: “usted señora, ¿no trabaja, verdad? y mi madre, que a la sazón llevaba una casa en un ático sin ascensor, con cuatro hijos, un marido, un suegro, un perro y un cuñado que venía cada dia a comer; le contestó “¿y a usted que le parece?” pues eso, que ella, como casi todas, SIEMPRE ha trabajado, con remuneración ó sin ella: ntendencia, mantenimiento, enfermería, sicología, dietética y nutrición, etc, etc…
    La revolución llegará cuando seamos capaces de reivindicar nuestro papel en la empresa y el hogar, sin complejos.

    • Depende siempre de la intención con la que se digan las palabras, muchas veces asociamos el “trabajo” a la actividad remunerada, y es un mal concepto que tenemos a nivel general. Un abuelo que cuida de sus nietos no se considera como un trabajo, pero si contratamos a una persona que haga de canguro (niñero/a) y se le paga por dicha actividad, ya se considera un trabajo, es una cuestión de conceptos. Obviamente que si la persona lo ha dicho en términos jocosos no cabe más que tacharle de subnormal y a seguir con lo nuestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: