Ésto va de motivación.


La motivación, ese componente tan necesario e indispensable para movernos por la vida, necesitamos motivación para todo, un propósito para hacer lo que solemos hacer, no sólo porque somos buenos en ello, sino ir un paso más allá y darle un sentido a todo lo que creamos.

Éste post me ha venido a la mente porque recientemente he recibido un correo de un amigo mío, dónde me comentaba sus disyuntivas a nivel personal, a nivel laboral y de emprendimientos personales, lo primero que me surgió a la mente fue: “ésto es un correo corta-venas”, y si, pues lo era, precisamente porque no está pasando por uno de los momentos en la vida en que se sienta realizado. Somos personas que aunque nos encontremos a miles de kilómetros de distancia nos consultamos cosas de la vida, para conocer la opinión del otro, siempre otra perspectiva aunque sea desde la ignorancia de la situación nos aporta una manera diferente de ver el mundo. Eso hacemos, colaboramos mutuamente en nuestros análisis situacionales.

A veces, enredados en nuestra vida cotidiana, no nos damos cuenta de los beneficios que gozamos, que tenemos un trabajo que nos aporta sustento y la posibilidad de desarrollarnos profesionalmente, que tenemos salud y podemos respirar o caminar sin ayuda de ningún artefacto, que tenemos juventud que es algo que se pierde con el tiempo y nos permite disfrutar el día con mayor energía y un sin fin de ventajas de las que no somos conscientes simplemente porque nos hemos acostumbrado.

Siempre que alguien se me acerca a contarme milongas, depende si la persona me interesa o no claro está, que mi tiempo lo valoro tanto como para no perderlo en personas que no aportan nada a mi vida cotidiana, suelo dedicar tiempo a escucharle a comprender sus problemas y a hacerle ver las cosas de un modo diferente, si la persona se encuentra obcecada en sus dilemas, simplemente opto por hacerle una analogía del tipo “si tienes un plato de comida y un techo bajo el que dormir, considérate afortunado”, o un “los niños que pasan hambre en Somalia desearían estar en tu situación” y cuando ya se ponen muy pesados un liso y llano “no mariconees”.

Es cierto, nos pasamos toda la vida quejándonos de todo aquello que no nos gusta o que va en contra de nuestros objetivos y no agradecemos por las cosas buenas que simplemente aparecen en nuestras vidas.

Os dejo con un video de Nick Vujicic que permite ver las cosas de un modo diferente.

Acerca de fabiancouto

Nacido en Montevideo, Desarrollador de software en @brujula_talk & owner de @TrabajoBalear. Adicto a la ironía y al sarcasmo. En busca de sabiduría y felicidad.

Publicado el 30 enero, 2012 en Personal y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Agradecer es vital!!! Muy bonito tu post, yo vi la peli y es impresionante, no quedan ganas de volver a quejarse!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: